05
SEP
2017

Riesgos de los implantes dentales y cómo evitarlos

 

No cabe duda que la Implantología Dental ha supuesto la revolución más importante de la Odontología moderna. Las elevadas tasas de éxito, la seguridad y predectibilidad en los procedimientos, así como la alta satisfacción de los pacientes que reciben este tratamiento ha hecho que la Implantología sea un tratamiento muy demandado.

Sin embargo, los tratamientos con implantes dentales no están exentos de posibles complicaciones, y aunque la probabilidad de que éstas ocurran es baja, es imprescindible que el paciente esté bien informado y se ponga en manos de un profesional altamente cualificado antes de someterse a este tratamiento.

 

¿Cuáles son las complicaciones más habituales de los implantes dentales?

Aunque pueden existir diversas complicaciones intra o postoperatorias, consideramos que las más habituales son las siguientes:

 

1. Fracaso de la osteointegración:

Conocido comúnmente como “rechazo”, el fracaso de la osteointegración implica que el hueso que rodea al implante no se “suelda” a éste siendo necesaria su retirada. En la mayoría de los casos, esta complicación no impide la colocación de un nuevo implante de manera exitosa pasadas unas semanas. En algunos pocos casos, la destrucción ósea producida por el fracaso de la osteointegración supondrá la necesidad de procesos regenerativos más complejos y muy excepcionalmente. Según innumerables estudios científicos, la tasa de fracaso de la osteointegración oscila entre el 1 y el 5%.

2. Enfermedades periimplantarias:

Aunque un implante se osteointegre, la colonización de la superficie del implante por bacterias patógenas presentes en la boca desencadena una pequeña reacción inflamatoria en la encía y el hueso, que si se mantiene en el tiempo sin ser tratada puede producir una pérdida progresiva del hueso que sujeta el implante provocando, y en los casos más severos la pérdida del implante y de gran parte del tejido que lo rodea.

Una inadecuada higiene oral, los antecedentes de enfermedad periodontal (“piorrea”) y el tabaco son los factores de riesgo más importantes para la aparición y desarrollo de enfermedades periimplantarias. Esto hace que sea absolutamente imprescindible un correcto mantenimiento de los implantes mediante una rigurosa higiene diaria en casa, revisiones y limpiezas periódicas en la clínica dental y la reducción o eliminación del tabaco para reducir de manera muy significativa el riesgo y las consecuencias de la periimplantitis.

3. Fractura, aflojamiento o descementado de los dientes soportados por los implantes:

Estas complicaciones de tipo mecánico pueden resultar incómodas para los pacientes, sin embargo no son muy frecuentes, y no suelen revertir gravedad y su solución es habitualmente sencilla.

La utilización de implantes, aditamentos protésicos y materiales de calidad contrastada así como la colaboración con laboratorios dentales cualificados minimizarán al máximo estas eventuales complicaciones.

 

Para terminar, conviene recordar que cuando se realizan con una rigurosa planificación por profesionales altamente cualificados, se utilizan materiales de máxima calidad y se sigue unos adecuados cuidados personales y programa de mantenimiento, los  implantes dentales son sin duda tratamientos seguros, predecibles y exitosos en un elevadísimo porcentaje de los casos.

 

Si desea más información o quiere consultarnos su caso, no dude en ponerse en contacto con nosotros:

915 357 336 – 628 930 823 – www.clinicaseguramori-alvarez.com

 

Sobre el autor