23
OCT
2017

La diabetes aumenta el riesgo de padecer enfermedad periodontal

Diabetes y enfermedad peridontal

Numerosos años de estudios médicos han terminado por demostrar que existe una relación directa entre la diabetes y las enfermedades periodontales o de las encías, de manera que los pacientes diabéticos tienen tres veces más riesgo de padecer gingivitis (inflamación que afecta sólo a la encía) o periodontitis (inflamación que no sólo implica a la encía sino que afecta también al hueso maxilar produciendo la pérdida progresiva de éste).

La enfermedad periodontal (también llamada periodontitis o piorrea)  es una patología infecciosa que produce inflamación como consecuencia de la presencia de bacterias patógenas en la boca. Aunque la causa es bacteriana, existe un componente hereditario muy importante, de manera que habiendo predisposición genética puede desarrollarse la enfermedad incluso en casos en los que no hay mucha placa bacteriana. Por lo tanto, una constante y rigurosa higiene oral es imprescindible para minimizar el riesgo de padecer Periodontitis.

Además, existen una serie de factores de riesgo que aumentan la probabilidad de padecer esta enfermedad y de que ésta sea más severa. Un factor de riesgo especialmente importante es el tabaco, que multiplica exponencialmente esta probabilidad y además limita los efectos del tratamiento.

Salvo algunos pocos casos en los que la enfermedad tiene una evolución rápida o cuando ya está muy avanzada, la Periodontitis suele ser indolora y puede pasar desapercibida muchos años. La Enfermedad Periodontal produce inicialmente sangrado de encías, pero con el tiempo aparecen recesiones (descarnamiento), destrucción del hueso y el ligamento que sostienen los dientes que termina por producir movilidad y pérdida de los mismos.  Además, desgraciadamente, la destrucción de estos tejidos en irreversible y a veces suele dificultar la colocación de implantes dentales.

Debido a la gravedad de las consecuencias, los diabéticos deben tomarse esta amenaza muy en serio y asumir que, una vez se les es diagnosticada la enfermedad, la salud de su boca es un frente que se abre al que deben tomar especial atención.

 

Una buena y una mala noticia

Como se suele decir, siempre es mejor comenzar con la mala…

Los estudios han demostrado que el impacto sobre la boca en más agresivo cuanto más grave y más años se lleva padeciendo la diabetes. Además de, por supuesto, no llevar un exhaustivo control glucémico.

También se ha observado que un riguroso control de la glucosa mejora enormemente el estado de las encías en estos pacientes. Por lo que de nuevo incidimos en la importancia que tienen los cuidados que cada persona se procure, tanto sobre su boca, como respecto a la enfermedad.

 

Nuestras 5 recomendaciones

En caso de que padezcas diabetes, te recomendamos que te tomes muy en serio las siguiente cosas:

1. Realízate un continuo control de la glucosa, además de ser responsable con el tema de la alimentación.

2. La higiene de tus dientes debería ser, desde ya, una de tus prioridades. Recuerda que tu boca es 3 veces más propensa a acumular placa que la del resto.

3. Acude como mínimo una vez cada 6 meses al dentista para un chequeo. Prevención antes que curación.

4. Deja de fumar. Los diabéticos también son más propensos a los hongos y las candidiasis bucales, dos cosas que se suelen derivar de los cigarrillos.

5. Informa al dentista de que padeces de diabetes. El te comunicará qué tipo de cuidados específicos podría requerir tu boca en casa y en cada uno de los tratamientos dentales que necesites llevar a cabo.

Sobre el autor