31
OCT
2017

¿Cómo afecta la menopausia a la salud bucodental?

Menopausia y salud bucodental Clinica Segura-Mori y Álvarez

 

La menopausia es una etapa delicada para todas las mujeres, cuyos efectos se comienzan normalmente a notar desde los 45-50 años aproximadamente. Sofocos, fatiga, sudores nocturnos y cambios en el estado de ánimo son los más comunes.

La disminución de la actividad de los ovarios genera una menor producción hormonal de estrógenos y progesterona, que tiene consecuencias sobre el organismo que desgraciadamente no pasan desapercibidas para la salud general de la mujer, pero también muy específicamente sobre su salud bucodental. Las encías, la mucosa bucal y la densidad ósea de los huesos maxilares sufren especialmente durante en este periodo, algo que desarrolla patologías dentales bastante comunes.

Debido a que en las últimas décadas la esperanza de vida ha aumentado mucho, las mujeres deben aprender a convivir con la menopausia casi el 50% de su vida. Por eso vemos de vital importancia que las afectadas tomen conciencia de la situación y se cuiden especialmente. Los consejos y un seguimiento de un odontólogo durante el proceso son básicos para salvaguardar su bienestar.

 

¿Cuáles son las patologías más comunes?

 

1. Deterioro general

Desgraciadamente existe un envejecimiento generalizado de las piezas dentales, que sobre todo se muestra en una falta de brillo, color más amarillento, morfología y debilitación de los dientes.

2. Recesión gingival

Con la edad, la encía puede retraerse pudiendo aumentar mucho la sensibilidad dental cuando comemos alimentos o bebidas frías. Además, la recesión gingival tiene consecuencias estéticas  puesto que la falta de encía hace que los dientes se vean excesivamente largos.

3. Síndrome de ardor bucal

Una de las más comunes. Suele sentirse una incómoda sensación de escozor y quemazón en las encías, labios y lengua. A veces es más un simple hormigueo.

4. Xerostomia

Es lo que entendemos como sequedad bucal y se desencadena debido a que la secreción de la saliva disminuye durante la menopausia. No solo afecta a la sensación que se genera en la boca, sino a que también la boca al final se encuentra menos limpia de lo que debería y la placa bacteriana se acumula más fácilmente. La primera consecuencia de ello es que pueden aumentar las caries, además de agrietarse los labios, tener la lengua áspera y sensación de boca pastosa.

5. Caries radiculares

Debido a que en ocasiones la raíz del diente queda expuesta por la gingivitis descamativa y a que se produce menos saliva, las caries en la raíz de las piezas dentales son habituales.

6. Enfermedades periodontales 

La osteoporosis en esta etapa es más que común, pudiendo tener relación con la aparición de la enfermedad de las encías o periodontitis. La debilitación de los huesos maxilares pueden desencadenar pérdida de dientes.

 

Nuestras recomendaciones:

 

  • Higiene dental completa y constante: cepillado meticuloso tras las comidas, seda dental, colutorio apropiado como mínimo.

 

  • Mejor optar por un dentífrico no abrasivo y cepillos de dientes con cerdas suaves. La boca está especialmente sensible y pueden producirse sangrados si la tratamos con brusquedad.

 

 

  • Realizar revisiones periódicas al dentista. Aunque aparentemente no se perciban problemas, en estas revisiones se pueden detectar el comienzo de algunos problemas que es mejor remediar pronto que tarde.

 

  • Limpiezas profesionales en el dentista de vez en cuando, porque eliminan más directamente la placa y sarro acumulado.

 

  • Beber muchos líquidos, y preferiblemente agua.

 

  • Consumir alimentos ricos en calcio y Vitaminas A, C y E, porque especialmente fortalecerán nuestras mucosas y huesos.

 

En general es necesario concienciarse de que llevar hábitos saludables a lo largo de nuestra vida nos proporcionará una mejor salud general y a la larga un mejor mantenimiento de nuestros dientes y boca.

Concretamente, una alimentación sana, una correcta higiene dental y un seguimiento médico dental apropiado determinan en gran medida llegar a la vejez con una boca más sana. Es perfectamente posible llegar a este periodo con las piezas dentales en buen estado y aun útiles.

 

 

Sobre el autor